Intimidad burocrática

Precarización laboral, clientelismo y sentido del trabajo en el estado colombiano


Libro electrónico (PDF)
COP $36
Libro electrónico (EPUB)
COP $39,000
Libro impreso
COP $51,000

Día a día los ciudadanos encaran la necesidad de tramitar documentos de diverso tipo para acreditar su identidad, conducir un automóvil o certificar una condición determinada; deben pagar los recibos de servicios públicos o asegurar la inscripción de una firma, un sello o un número en un papel que, de no encontrarse “en regla”, puede obstaculizar su salida del país, el acceso a algún beneficio o servicio o la compra de un inmueble. Pero, ¿qué tanto saben del funcionario que se encuentra detrás de la ventanilla? ¿cuál es el verdadero rostro de ese empleado, muchas veces oculto detrás de pilas de documentos o del cristal de una ventana? ¿qué estudió? ¿dónde trabajó antes? ¿cuál es su situación contractual? ¿cómo fue su proceso de reclutamiento? ¿hasta cuándo estará vinculado a su empleo actual? ¿qué hace en su jornada laboral? ¿qué piensa de su trabajo y de los usuarios de los servicios que tiene a su cargo? o ¿cómo su manera de pensar influye en las labores que desarrolla? A la luz del estudio de caso de dos entidades municipales adscritas a la Alcaldía de Santiago de Cali, el libro busca contribuir a la comprensión del funcionamiento del estado colombiano a partir de una aproximación etnográfica a las burocracias de rango intermedio que, con las operaciones, procedimientos y rutinas que despliegan en el ejercicio de su trabajo, pero también mediante los valores, principios y creencias que ponen en juego, materializan la presencia del estado en la vida diaria de la gente. Para ello, nos apoyamos en la noción de intimidad burocrática, que posee dos acepciones diferentes, pero compatibles entre sí. Por un lado, basándonos en la idea de “intimidad cultural” de Herzfeld, hacemos referencia a aquellos rumores, comentarios y creencias que se ponen en circulación dentro de un grupo y que son considerados por sus miembros como una fuente de vergüenza externa o como parte de lo íntimo pero que paradójicamente, les proporciona la seguridad de compartir una sociabilidad común y de poseer un recurso simbólico de autoprotección. Esto último se manifestaría en forma de imitación, ironía, rechazo o burla. Y, por otro, la noción de intimidad burocrática también nos recuerda el carácter intimidatorio y de inhibición que tanto los empleados públicos como el resto de la ciudadanía suelen asignar a todo lo que representa lo estatal.

No Related Posts

SOC026000 CIENCIAS SOCIALES > Sociología > General
JHB Sociología
300 Sociología y Antropología > Ciencias Sociales > Ciencias Sociales



Autor

Francisco Adolfo García Jerez






Autor

Sandra Patricia Martínez Basallo



CONTENIDO

AGRADECIMIENTOS. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11

INTRODUCCIÓN. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13

Etnografiando las burocracias . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  18

El contexto del trabajo de campo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26

Estructura capitular. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  33

CAPÍTULO 1

LAS VIDAS CRUZADAS EN LA LLEGADA AL ESTADO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37

“Estaba la meta de estudiar y logré estudiar” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  42

“Eso influyó demasiado” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  54

“Así fue, como por recomendación” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64

A manera de conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72

CAPÍTULO 2

¿UN ESTADO PRECARIZADOR? CONDICIONES DE TRABAJO DE LOS CONTRATISTAS VINCULADOS A LA SECRETARÍA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75

Flexibilidad y precarización laboral . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80

La precarización laboral en el sector público . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  83

La precarización del empleo en la Secretaría . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  86

“No sabemos si hoy es luz, mañana es oscuro” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  86

“Nosotros somos como pequeñas empresitas” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 92

“Una nueva forma de esclavitud” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100

“Acá el ingreso puede ser tres, cuatro veces mayor” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  100

“Se siente uno subordinado” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  101

A manera de conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  106

CAPÍTULO 3

“EL QUE TIENE PADRINO, SE BAUTIZA”: CLIENTELISMO Y EMPLEO PÚBLICO. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 109

¿Cómo entender el clientelismo? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 113

Clientelismo y empleo público en Colombia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  120

“El alcalde sin el Concejo no puede funcionar” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 125

“Todo va amarrado a la política” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 130

“Técnicos versus políticos” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  142

“Yo tengo un solo político” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  145

A manera de conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  148

CAPÍTULO 4

SER BURÓCRATA: EL SENTIDO DEL TRABAJO PARA LOS EMPLEADOS PÚBLICOS. . . . . . . . . . . . . . . . . . 151

“Es una oportunidad de generar cosas importantes” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 156

“No lo hago solamente por un sueldo” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 164

“Tenemos que dar buen ejemplo” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 169

“Lo veía a él como alguien honorable” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 176

“La verdad, me veo acá todavía” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  179

A manera de conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  182

CAPÍTULO 5

LA VIDA CULTURAL DE LAS BUROCRACIAS DE CALI. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 187

Expectativas y enredos jurídicos en la Entidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  193

Cultura y organización burocrática . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  196

“También en la vida son las amistades” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 199

“Uno se da el lugar” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  207

“Son como una familia” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  212

“Aquí se maneja otro tipo de trabajo” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  221

A manera de conclusión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 224

DISCUSIÓN FINAL. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 227

REFERENCIAS. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .237

Documentos institucionales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 252

Disposiciones legales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .  253

Hemerografía. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 254


Publicaciones relacionadas